Contaminación lumínica


“Las personas de las generaciones futuras tienen derecho a una Tierra indemne y no contaminada, incluyendo el derecho a un cielo puro”

UNESCO

La contaminación lumínica consiste en el brillo del cielo nocturno producido por la mala calidad del alumbrado de nuestras ciudades. Esto significa que enviamos la luz hacia arriba en vez de enviarla hacia el suelo, donde realmente se necesita.

Dedicándonos a iluminar el cielo no sólo derrochamos nuestro dinero sino que abusamos de los recursos naturales, agredimos el hábitat de animales nocturnos y migratorios, y arrebatamos a nuestros hijos la contemplación del cielo estrellado.

¿Qué consecuencias tiene?

Infograf--a-Contaminacion-Luminica-1024x670

La contaminación lumínica tiene muchos efectos adversos en la salud del ser humano, tanto a corto como a largo plazo. Uno de los más graves es que favorece la aparición de cáncer. La contaminación lumínica reduce la producción de melatonina, que es una hormona que segrega la glándula pineal, la cual es fotosensible; de tal manera que, si por las noches nosotros estamos expuestos a la iluminación, no segregamos melatonina, que es un agente que detiene la proliferación de células cancerígenas y por tal razón somos más propensos a desarrollar cáncer.

Así como afecta a la salud de los humanos, la contaminación lumínica también perjudica a diversos animales como los murciélagos, las tortugas e insectos, y con ello se alteran los servicios ambientales que estos otorgan, como polinizar y controlar plagas. Hay muchos animales nocturnos como los murciélagos y algunos insectos que necesitan de una iluminación baja para realizar sus actividades; sin embargo, al tener exceso de luz, estos animales se desorientan, dejan de hacer sus actividades cotidianas y mueren.

La contaminación lumínica también tiene un efecto económico negativo. En nuestro país, la iluminación pública nos cuesta aproximadamente 34 mil millones de pesos al año; sin embargo, 40 por ciento de la luz pública que se consume en México no se utiliza, lo cual quiere decir que al año se podrían ahorrar alrededor de 14 mil millones de pesos.

Uno de los aspectos muy importantes que tiene esta contaminación es la pérdida de la visibilidad del cielo nocturno,  deja sin visibilidad los cielos de muchas ciudades, siendo una de las graves consecuencias la degradación del cielo nocturno, patrimonio natural y cultural, con la consiguiente pérdida de percepción del Universo.

La Solución

  • Adecuar los niveles de iluminación a las recomendaciones internacionales actuales.
  • Sustituir progresivamente las lámparas de mercurio por las de sodio (farolas de color naranja), que a igualdad de iluminación contaminan y consumen menos.
  • Encender la iluminación de fachadas y monumentos sólo durante ciertas horas. La luz debe ir de arriba abajo, y no al revés.
  • Utilizar diseños con pantallas que eviten la dispersión de luz hacia arriba (por ejemplo, opacar la mitad superior de las farolas tipo globo) y evitar aquellos modelos en los que la bombilla sobresalga por debajo de la horizontal.
  • Donde sea posible, situar las farolas evitando los obstáculos que, como las ramas de los árboles, impiden la adecuada iluminación de la calle.
  • Aprobación de una legislación regional sobre eficiencia y ahorro energético.

contaminacion-luminica-raymarie


 

Fuentes: CONACYT , Astrocantrabia , Inspiraction

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s